Mostrando entradas con la etiqueta GIRONDINOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta GIRONDINOS. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de abril de 2013

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Ver anterior: LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.

REVOLUCIÓN FRANCESA: CONSECUENCIAS SOCIALES Y POLÍTICAS

Avanzada la segunda mitad del S. XVIII, la imagen que ofrecía Europa tenía marcadas diferencias, entre el Oeste desarrollado y el Este sin desarrollar; entre el auge del comercio, la industria y la demografía y el relativo estancamiento de la agricultura;  entre la amplia difusión de noticias e ideas de la ilustración entre la burguesía y el atraso de las relaciones sociales y de las instituciones políticas.

En Francia la situación económica era alarmante ya que las actividades productivas de la burguesía se encontraban entorpecidas por la supervivencia de instituciones feudales. La propiedad de la tierra seguía en manos de la nobleza y el clero, quienes continuaban utilizando antiguas técnicas en la producción agrícola; por otra parte, la mayoría de los campesinos continuaban en condición de servidumbre por lo que no tenían posibilidades para incorporarse al mercado interno.

Hacia finales de la década de los años setenta del siglo XVIII se produjo una intensa crisis agrícola; Algunas malas cosechas hicieron que reapareciera el hambre en el campesinado, y aumentaran los precios de los cereales en las ciudades, con la consecuente disminución de ingresos entre los nobles y la menor recaudación de impuestos en el estado.

 Lo más intolerable para la población francesa eran los impuestos, tributos que gravaban el 50 o 57% de la renta y de los cuales estaban exentos la nobleza y el clero. Los trastornos financieros de la monarquía iban en aumento. La Corona frecuentemente solicitaba empréstitos (préstamos) que se aplicaban en los gastos más urgentes del Estado y para el sostenimiento del lujo de la corte. Agravando esta situación, la Guerra de los Siete Años (1756-1763), contra Inglaterra, sumergió a Francia en una profunda crisis económica, además de la pérdida de sus dominios en América del Norte y la India.

 La sociedad estaba dividía en tres clases o estados: el clero, la nobleza y el estado llano. Sólo las dos primeras eran privilegiadas. La nobleza privilegios como la exención del impuestos a la tierra y el derecho de percibir de los campesinos ciertos tributos; aparte ocupaban cargos en la corte, en el ejército y en las embajadas. La alta nobleza vivía con gran lujo en París y la nobleza provincial residía en ciudades menores.

El estado llano comprendía a la gran mayoría de la población y se dividía en tres grupos: burgueses, artesanos y campesinos. La burguesía estaba integrada por todos los que no practicaban un trabajo manual: profesores, médicos, abogados, empleados de la administración, comerciantes e industriales. Estos dos últimos pese a sus fortunas continuaban controlados por los otros dos estados.

La monarquía en 1788 convocó a formar una asamblea de Estados Generales para buscar una solución a la crisis económica. Para esto, se realizaron elecciones por separado, de representantes de la nobleza, el clero y el Estado llano (burgueses más ricos). Los representantes de estos Estados Generales se reunieron en París, en mayo de 1789. A la hora de votar como cada estamento tenía igualdad de miembros, siempre perdía el estado llano frente a los nobles y el clero. Pero en esta ocasión el estado llano exigió duplicar el número de asambleístas. El clero y los nobles, con el apoyo real, se negaron a reunirse en conjunto con el Estado llano.

Entonces, el Tercer Estado,  se autoconvocó en Asamblea, e invitó a sumarse a los otros dos Estados. Su objetivo era redactar una constitución que debía obedecer la monarquía. Inmediatamente el Rey clausuró el lugar de sesiones. Ante la firme actitud del Tercer Estado, algunos miembros del clero y la nobleza los apoyaron y se unieron en una nueva Asamblea Nacional donde se dictó "Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano", basada en el principio de que toda soberanía reside esencialmente en la nación y establece como derechos naturales la libertad, la propiedad, la seguridad, la resistencia a la opresión y la igualdad.

El Rey Luis XVI (1774-1793) , reaccionó reuniendo una fuerza militar de 20.000 hombres para acabar con la Asamblea Nacional Constituyente. Por otra parte, la Asamblea se propuso formar una fuerza propia reclutando voluntarios del pueblo. El pueblo, el 14 de julio de 1789,  los ciudadanos de París se alzaron en armas y tomaron el símbolo de la monarquía absoluta, la Fortaleza de la Bastilla, donde estaban encerrados presos comunes y políticos.

Así dio comienzo la Revolución Francesa. El emblema revolucionario que lucían era el gorro frigio, insignia de la libertad. Al circular los rumores de estos hechos por todo el país, los campesinos se armaron, y  quemaron documentación de los castillos donde constaban los derechos feudales, y el estallido social se extendió a toda Francia.



La Asamblea Nacional comenzó a funcionar, abolió el feudalismo, la servidumbre y los derechos señoriales de todo tipo: censos, peajes, derechos de casamiento, uso de molinos, aunque se debían respetar las deudas contraídas. Redactó “La Constitución Civil del Clero” que  disponía que fueran electos por el pueblo, que sus sueldos se los pagara el Estado, que se sometieran a la autoridad de éste y que jurasen fidelidad a la nueva Constitución. En 1791, la Asamblea finalizó su labor al promulgarse la Constitución.

Entre 1792 y 1795 se forma la Convención Nacional que marca la llegada al poder de la burguesía democrática. Los integrantes estaban divididos en tres grupos: los girondinos, que representaban a la alta burguesía comercial e industrial que eran partidarios de la federalización y descentralización; los girondinos, representantes de la burguesía media y baja que buscaban instaurar una república democrática, y los moderados de orientación republicana pero no muy comprometidos con la revolución.

El gobierno se transformó en una monarquía constitucional con un rey con poderes limitados por cuerpos administrativos elegidos por los ciudadanos con derecho a voto, además se establecía la separación de los poderes. Esto trajo disturbios. Y quienes habían huido de Francia comenzaron a gestar la contrarrevolución. Esta amenaza hizo que se trataran de profundizar los cambios para asegurar el resultado de la Revolución.

En agosto de 1792, el rey Luis XVI trató de huir a Austria, para organizar la  contrarrevolución desde el exterior. El rey y toda su familia fueron hechos prisioneros y juzgados por traición a la Patria. Luis XVI fue condenado a morir en la guillotina en enero de 1793. En octubre de ese año, fue guillotinada la reina María Antonieta.

Los girondinos, que apoyaban la idea de la monarquía constitucional fueron desplazados por los girondinos en junio de 1793. Los problemas internos se intensificaron y el destino de Francia quedó en manos de Robespierre, líder de a los jacobinos, el grupo más radical de la revolución que impulsaba la creación de una república democrática.

En julio de 1794,  un golpe de estado protagonizado por los moderados acabó con el gobierno jacobino poniendo fin a la etapa denominada “Régimen de Terror”, en alusión al gran número de ejecuciones llevadas a cabo bajo el liderazgo de los más exaltados. Maximiliano Robespierre fue ajusticiado en la guillotina.

  Moderados y girondinos impusieron "el terror blanco" contra los jacobinos. Se instalaron en el poder en 1795 y dictaron una nueva constitución formando una República Conservadora que restringía la participación política a la burguesía adinerada. El gobierno queda en manos de un “Directorio”.

En 1799, Francia se encontraba convulsionada por la corrupción y el terror. Napoleón Bonaparte, militar de la Revolución, dio un golpe de estado contra el Directorio para poner orden en Francia e instaura un nuevo gobierno: “El Consulado”, que durará  hasta el comienzo del Imperio Napoleónico en 1804.

La Revolución Francesa fue el cambio político más importante que se produjo en Europa, a fines del siglo XVIII. Su importancia trascendió las fronteras de Francia y sirvió de ejemplo para otros países que se levantaron contra la opresión de la monarquía absoluta. Esta revolución significó el triunfo del pueblo común, oprimido y cansado de las injusticias, sobre los privilegios de la nobleza feudal, el Clero y el absolutismo.

La revolución dio a luz a un nuevo régimen donde la burguesía, y las masas populares, se convirtieron en la fuerza política dominante. Las Colonias españolas en América Latina fueron influidas por sus ideas liberales y guiaron a esos territorios hacia el camino de la independencia.


ACTIVIDADES:
  1) Identificá las causas que impulsan la Revolución Francesa.
  2) Organizá en una línea de tiempo las etapas de la Revolución.
  3) Enumerá los principios que daban fundamento a la Revolución
  4) Justificá la siguiente oración: “La burguesía se encontraba dividida entre jacobinos y girondinos.”
 5) Identificá las consecuencias que trajo la Revolución Francesa.